ayuntamiento telde

Luis Morera expone su ‘Identidad’ en la Casa Condal de Telde

 

Telde, 17 de mayo de 2022.- El artista palmero Luis Morera inaugura este jueves, a las 20.30 horas, una exposición pictórica en el salón de actos de la Casa Condal, en el marco del programa de actos organizado por la Concejalía de Cultura para celebrar el Día de Canarias.

 

El edil del área, Juan Martel, destaca “la calidad artística de Morera, una persona que es capaz de comunicar tanto a través de la música -quizás su faceta más conocida- como a través de la pintura o la dirección artística en espacios naturales”.

 

Luis Morera ofrecerá, además, un recital durante el acto inaugural de la muestra, que lleva por nombre Identidad, y que podrá visitarse en este emblemático inmueble de San Juan hasta el 4 de junio.

 

Sus trabajos pictóricos están cargados de naturaleza y tradiciones, y en muchos de sus cuadros se reflejan los indianos, el folclore y temas aborígenes, como forma de reflejar y reivindicar la identidad canaria.

 

Cabe recordar que Luis Morera es Hijo Adoptivo de Gran Canaria y Embajador de Buena Voluntad de la Reserva de la Bioesfera de La Palma.

 

El trabajo del naife

Por otro lado, la Casa Condal acoge este miércoles, a las 18.00 horas, la presentación del documental El cuchillo canario, del taller a la galería realizado por la Fundación para el Estudio y Desarrollo de la Artesanía Canaria (Fedac), organismo autónomo dependiente del Cabildo de Gran Canaria, junto a la productora Las Hormigas Negras. El objetivo de este trabajo audiovisual es visibilizar la historia y el mundo en el que se ha desarrollado este objeto, símbolo identitario de la cultura insular, desde diferentes miradas: la del cuchillero, la del coleccionista, la del investigador y la del cliente o usuario.

 

De hecho, este trabajo de investigación revela que el municipio de Telde y el de Santa María de Guía pueden ser las posibles cunas del cuchillo canario. Aunque el origen concreto de su elaboración es incierto, las primeras referencias datan del siglo XIX. Lo que sabemos con certeza es que arraigó profundamente en la población insular, ya que los campesinos de Gran Canaria lo consideraban, hasta hace muy pocas décadas, parte de su ajuar básico, una pieza imprescindible para el desarrollo de las diversas tareas cotidianas, portándolo con orgullo, sujeto en la cintura.